Coloque 3 Esponjas En Su Refrigerador – ¡Usted Lo Hará Siempre Después De Ver Lo Que Va A Pasar!

Rate this post

El refrigerador es un invento que cambió por completo la culinaria y la manera como nos alimentamos mundialmente.

El almacenamiento de alimentos a baja temperatura garantiza una vida más larga y nos permite que tengamos un mayor ahorro, sin desperdiciar productos debido a la falta de conservación.

Sin embargo, son muchos los casos de alimentos desechados porque fueron almacenados incorrectamente.

Sepa de diez consejos para evitar pérdida de alimentos y aprovechar al máximo el potencial de cada ingrediente.

Consejos para evitar pérdida de alimentos

  1. Organización

La conservación correcta depende también de la organización interna de los alimentos.


Es bueno que elija el tamaño de refrigerador ideal para sus necesidades.

Para una familia grande, el más grande y más sofisticado está indicado, ya que posee espacio y compartimentos para diferentes tipos de productos, pero siempre es bueno conocer correctamente cada cajón y el espacio disponible, además de identificar un lugar especial para las bebidas, frutas y verduras .

  1. Papas y manzanas

Guardar las papas y las manzanas en el mismo ambiente refrigerado (cajón o bolsa) es científicamente un método excelente para evitar que ellas broten.

Frutas como la manzana y el cambur liberan el gas etileno, un compuesto orgánico responsable de la maduración.

En contacto con las papas, sin embargo, estas frutas retardan este proceso y previenen que los brotes nazcan de los tubérculos, manteniéndolos nuevos por más tiempo.

  1. Tomates boca abajo

La mejor manera de guardar los tomates es dejándolos con la asta hacia abajo.

Así, él se queda más protegido del aire y de la humedad, principalmente en esta parte, donde fue retirado en el tiempo de la cosecha.

Allí él es más sensible y, con frecuencia, ofrece aberturas para bacterias o resequedad.

La mejor manera es dejarlos en un lugar fresco afuera de la nevera, pero en los días calurosos es necesario llevarlos al refrigerador para evitar su deterioro.

  1. Frutas delicadas

Las frutas delicadas, como las fresas y moras deben mantenerse en un solo nivel en el refrigerador.

Por lo tanto, siempre es bueno que las retire de los paquetes en las que fueron comercializadas y póngalas en un plástico o recipiente donde se queden todas alineadas en una sola superficie.

Esto evita que las superiores hagan daño a las inferiores o el jugo escape y perjudique el restante de ellas

Colocadas lado a lado, la refrigeración también permanece uniforme y evita la pérdida de muchas de ellas.


  1. Lácteos en la parte superior

El queso, queso crema, la leche y mantequilla deben quedarse en la estante superior del refrigerador.

Esto porque la mayoría de los aparatos poseen el termómetro precisamente esta parte, asegurando que la temperatura del local sea la más constante de todo el espacio.

Estos alimentos merecen prioridad, precisamente porque son los más delicados y con el riesgo de se daña, así, la temperatura correcta ayuda en su conservación.

  1. Cebollines en la botellas

Un método práctico de almacenamiento de los cebollines es poniéndolos en una pequeña botella de plástico.

Por lo que será más fácil para usarlas después y ellas no se mezclarán con otros elementos presentes en el refrigerador.

El consejo es secarlas bien antes de guardarlas, para que se mantengan frescas durante más tiempo y no se quemen.

  1. Envases con tapa

Siempre que desee almacenar algo es extremadamente indicado que se ponga todo en recipientes con tapa.

Esto evita la transferencia de olores y la resequedad de diversos productos.

Latas abiertas deben ser reemplazados por envases con tapa, evitando así el deterioro más rápido.

  1. Cierre siempre

Es importante también que siempre cierre el refrigerador correctamente y no mantenerlo abierto por mucho tiempo.

Esto hace que la temperatura se quede más uniforme y conserve los alimentos por más tiempo.

Además de eso, el ahorro de energía es mayor, ya que el motor del aparato trabajará menos para equilibrar la temperatura del ambiente interno.

Ojo con las gomas de la puerta, que deben estar siempre nuevas para asegurar el aislamiento.

  1. Verduras

Las verduras deben ser almacenadas en la parte inferior del refrigerador, para evitar la resequedad y dejarlas más cerca de la temperatura ambiente.

Es importante no lavarlas antes de guardarlas en el refrigerador, ya que este proceso aumenta la humedad y facilita el deterioro.

La mejor manera es ponerlas en bolsas transparentes para que se queden organizadas y protegidas.

  1. Esponjas en el cajón de las verduras

Antes que ponga las verduras en el cajón, coloque tres esponjas de lavar platos (nuevas y secas) en el fondo.

Coloque las verduras por arriba.

Después de un tiempo, usted tendrá que sustituir las esponjas, porque ellas van a absorber toda la humedad de la nevera, haciendo que los vegetales permanezcan frescos durante más tiempo.



Este sitio no pretende sustituir el trabajo de un especialista. Siempre consulte a un médico.


Te Recomendamos: