¡Esta es la leche más saludable – contiene magnesio y posee 9 veces más calcio que la leche de la vaca!

¿Le dijeron que debería consumir leche de vaca, porque es rica en calcio?

Apostamos que la información que está en este post no se la han dicho jamás.

Hay productos naturales mucho más saludables y ricos en calcio que la leche de vaca.

Beneficios del leche de sésamo (ajonjolí)

El ajonjolí, también conocido como sésamo, contiene una gran variedad de principios nutritivos de alto valor biológico, como grasas insaturadas (eficaces en la reducción del nivel de colesterol en la sangre) y lecitina, que juega un papel importante en nuestro organismo.

El ajonjolí es, junto con la soja, el vegetal más rico en lecitina.

La lecitina del ajonjolí, sin embargo, es mejor que la de soja.

La lecitina es un componente esencial del tejido nervioso e interviene en la función de las glándulas sexuales.

Es un poderoso emulsionante, lo que facilita la disolución de las grasas en un medio acuoso.

Una de sus funciones en la sangre es la de mantener disueltos los lípidos en general, especialmente el colesterol, evitando de este modo que se depositen en las paredes de las arterias.

El ajonjolí también contiene proteínas de alto valor biológico, compuesto por 15 aminoácidos diferentes, con una alta proporción de metionina; vitaminas, especialmente E, B1 y B2; minerales y oligoelementos diversos, especialmente calcio (nueve veces más que la leche), fósforo, hierro, magnesio, cobre y cromo; y mucílago, que dan al ajonjolí acción laxante suave.

El aceite de ajonjolí es rico en ácidos grasos insaturados y presenta varios componentes secundarios extremadamente importantes, como sesamina, sesamolina y sesamol.

Este último, con sus propiedades antioxidantes, confiere al aceite elevada estabilidad química, evitando el enranciamiento, haciendo que el aceite de ajonjolí sea el aceite de mayor resistencia a la oxidación entre los demás aceites vegetales.

Otros beneficios del sésamo (ajonjolí)

Beneficios del leche de sésamo (ajonjolí)

– Problemas nerviosos: agotamiento nervioso o mental, estrés, pérdida de memoria, la melancolía, la depresión nerviosa, irritabilidad o falta de equilibrio nervioso, insomnio. Es un excelente complemento nutritivo para aquellos que están sometidos a una gran actividad mental o intelectual y desean mantener un buen rendimiento.

– Sobrecarga física: práctica deportiva, embarazo, lactancia, convalecencia después de intervenciones quirúrgicas o enfermedad.

–  Falta de rendimiento o de la capacidad sexual tanto en hombres como en mujeres.


Te Recomendamos: