¡Usted nunca más utilizará hisopo de algodón después de saber de esto!

Rate this post

En este artículo usted aprenderá como sacar la cera del oído de manera simple y sin causar daños.

En cuestión de minutos usted eliminará la cera de los oídos y volverá a escuchar como un niño.

La cera en el oído también conocida como cerumen es formada a partir de las glándulas sebáceas. A esto juntamos piel muerta, restos de cabello y la grasa de los oídos.

Su función es proteger el oído (membrana timpánica) de cualquier objeto que intente entrar, tales como insectos u objetos extraños.

Por otra parte, su viscosidad impide que las bacterias entren y causen infecciones en el oído.

Aunque tenga su función a favor de los oídos, su exceso puede causar daños.

El tapón de cera puede generar fuertes dolores de cabeza, dolor de oído, mareos y pérdida temporal de la audición.


Algunas de las cosas que contribuyen a formar el tampón de cera es la manera equivocada para hacer la limpieza de los oídos.

Como Sacar la Cera del Oído

Porque no debemos usar el hisopo para limpiar los oídos

Cuando ponemos un hisopo de algodón para hacer la limpieza de los oídos simplemente empujamos aún más la cera para dentro del oído, formando el tapón.

Eso es debido a que el hisopo es demasiado ancho para el canal auditivo.


De hecho, el hisopo no puede traer para fuera esta cera del oído, él simplemente toca la cera y la empuja aún más para dentro del canal del oído.

A partir de ahora le mostramos varias maneras de eliminar este exceso de cera del oído sin causar daños en el conducto auditivo:

El aceite para bebé:

Con la ayuda de un gotero debe poner unas gotas de este aceite en los oídos y dejar actuar durante 10 a 15 minutos.

Si usted no tiene un gotero para aplicar las soluciones en el canal auditivo, puede tomar un algodón, sumergirlo en la solución y apretar lentamente en los oídos que los resultados serán los mismos.

Después de eso usted debe limpiar con un algodón la cera que va a salir del canal auditivo, siempre con cuidado.

Agua oxigenada:

Con la ayuda de un gotero disuelva 3 gotas de agua oxigenada volumen 10 en 3 gotas de agua tibia.
A continuación, ponga estas gotas en los oídos y deje reposar durante 10 minutos.

Por último, limpie cuidadosamente los oídos con la ayuda de un algodón.

Ajo:

El ajo también ayuda en la limpieza de los oídos y mantiene alejadas las bacterias.

Para esto debemos picar el ajo y calentarlo con un poco de aceite de coco.

Después de 10 minutos en reposo, debemos sacar los trozos del ajo y asegurarnos de que no esté caliente para poner en los oídos y así hacer la limpieza de los oídos cuidadosamente con un algodón.

Vinagre y alcohol:

Mezcle 3 cucharadas de vinagre y 3 cucharadas de sopa de alcohol en una taza y ponga en los oídos con la ayuda de un gotero.

Permanezca con la oreja hacia arriba durante unos minutos.

Después, gire la cabeza para que el líquido salga y limpie con la ayuda de un algodón.

Aceite de oliva:

Caliente una pequeña cantidad de aceite de oliva y asegúrese de que esté tibio y no caliente antes del goteo en los oídos.

Deje durante 15 minutos y luego gire la cabeza y haga la limpieza con un algodón.

Recuerde que siempre es preciso mucha suavidad para no causar daño el conducto auditivo, ya que la cera estará ablandada.



Este sitio no pretende sustituir el trabajo de un especialista. Siempre consulte a un médico.


Te Recomendamos: