¡Es el final de las grietas en los pies con sólo 2 ingredientes, y en 5 días o menos!

Rate this post

Vamos a hablar ahora de grietas en los pies.

¿Qué causa el problema?

Nuestros pies son víctimas de sequedad y necesitan de muchos cuidados.

Y factores tales como alergias a sandalias de plástico o productos químicos pueden causar este tipo de grietas intensas que llegan a doler y sangrar.

Quien sufre de este problema sueña con los pies suaves y lisos.

Un grupo de médicos naturistas defiende la tesis de que detrás del problema puede haber problemas de salud más graves, tales como cambios en la tiroides y el exceso de acidez en la sangre.

De todos modos, cualquiera que sea la razón, este es un problema muy aburrido y común.

Afortunadamente podemos resolverlo fácilmente con estos excelentes remedios caseros para grietas en los pies:

grietas en los pies

1. La leche y bicarbonato de sodio

En esta receta, va a utilizar 2 o 3 vasos de leche y un poco de bicarbonato de sodio.

Ponga la leche a calentar (la leche también puede ser en polvo).

Luego vierta en el recipiente donde va a poner los pies.

Remoje sus pies en la leche durante 5 minutos.

A continuación, coloque en los pies (con ellos incluso sumergidos en la leche) un poco de bicarbonato de sodio y frote ligeramente.

Descanse los pies en la leche durante 5 minutos.

Después sólo limpie con una toalla.

Haga el tratamiento durante cinco o siete días.

2. Pasta de arroz

Muela un puñado de arroz hasta obtener de harina fina, adicione unas cucharadas de miel y vinagre de manzana suficientes para obtener una pasta espesa.

Para moler el arroz, sólo hay que poner en una bolsa y golpear con un martillo hasta convertir en polvo o batir en la licuadora.


Si las grietas en los pies son muy profundas, añadir una cucharada de aceite de oliva.

Remoje los pies en agua tibia durante 20 minutos y haga un masaje suave con esta pasta.
Puede dejar la pasta en los pies simplemente retire el exceso.

Si el pie posee la piel muy gruesa, a medida que vaya sanando, puede ir lijando suavemente hasta que quede fino y curado.

3. La miel y el aceite de oliva

Usted necesitará una taza de miel, dos cucharadas (sopa) de aceite de oliva y agua tibia.

Colocar una cantidad de agua caliente en un recipiente adecuado para cubrir los pies.

Añada la miel y el aceite en el agua y mezcle.

Remoje los pies en el agua durante 20 minutos y luego masajee.

Si la piel es muy gruesa, a medida que este curando, puede lijar para dejar el talón más delgado.

4. Miel y el aceite de coco

Mezcle dos cucharadas (sopa) de miel y dos cucharadas (sopa) de aceite de coco.

Añada algunas gotas de aceite esencial de lavanda (que se vende en tiendas de alimentos saludables, pero si no se encuentra, puede hacer sin este ingrediente).

Mezcle bien y aplíquelo en los pies.

Póngase un par de calcetines o envuelva los pies con papel film.


Haga esto, siempre de noche durante diez días o hasta mejorar por completo.

Después, realice el mantenimiento preventivo, aplicando dos veces a la semana.



Este sitio no pretende sustituir el trabajo de un especialista. Siempre consulte a un médico.


Te Recomendamos: