¿Bebé de brazos en casa? Usted necesita saber esto para no poner en riesgo la vida de su hijo

5 (100%) 1 vote

Hay adultos que tienen la manía de sacudir y jugar con los bebés bruscamente durante algunos juegos exagerando el movimiento hacia todos lados, ignorando la vulnerabilidad de sus cuerpos. No se trata de una sobreprotección, sino de evitar problemas, como el síndrome del bebé sacudido.

¿Ha oído hablar del síndrome del bebé sacudido?

Pocas personas oyeron algo al respecto, pero ese sindrome puede poner la integridad física y mental infantil en riesgo.

Consecuencias del síndrome del bebé sacudido

1 – Hemorragia cerebral

2 – Convulsión

3 – Secuelas para toda la vida

Es importante destacar que tomar al niño en el regazo o envolverlo no es ningún problema. Sin embargo, sacudir bruscamente el bebé hacia arriba puede desencadenar hemorragias cerebrales, convulsiones y secuelas para toda la vida

¿Quién nunca vio una escena de esas y creyó que el bebé estaba divirtiéndose al sonreír largamente? Desgraciadamente, las sacudidas también son comunes a la hora de la corrección o represión.

Los adultos cometen el error de sacudir al niño por los hombros y la cabeza, sin ningún soporte, acaba siendo sacudida con fuerza hacia adelante y atrás, generando innumerables riesgos.

Si esta acción se realiza en los bebés de brazos, la situación es aún más grave.

Normalmente, el bebé tiene una cabeza ligeramente desproporcionada a su cuerpo, mientras que su cuello es blando con musculatura delicada. A causa de esto, los juegos pueden generar problemas cerebrales.

síndrome del bebé sacudido

Tenga cuidado al jugar e interactuar con el niño

El problema ocurre incluso de manera involuntaria. Por ejemplo, el bebé se ahoga con algo y los padres empiezan a sacudirlo para que vuelva a respirar.

La mejor alternativa para que el niño libere el objeto es colocarlo de lado o boca abajo sobre su antebrazo, en una posición sutilmente apuntada hacia abajo.

En ningún caso trate de sacudir a un niño de brazos, ya que las consecuencias pueden ser definitivas y afectar su desarrollo gravemente.

En el 30% de los casos, el niño corre el riesgo de perder la vista.

El síndrome del bebé sacudido no inhibe los juegos sanos

No cometa el error de privarse de pasar momentos increíbles al lado de su bebé en función de las informaciones acerca del síndrome.

El problema no tiene nada que ver con la realización de bromas sanas, como, por ejemplo:  colocar en un columpio adecuado e incluso sacudir delicadamente en los paseos por la calle.

Es necesario reforzar que lo que desencadena el síndrome son los movimientos bruscos y que pasan lejos de transparentar un momento de cariño entre padres e hijos.

¿Le gustó aprender más sobre el síndrome del bebé sacudido? Entonces comparta este material con sus amigos.


Te Recomendamos: